domingo, 28 de junio de 2020

Oaxaca gay: los baños de vapor del centro













Los baños de vapor encierran muchas historias.

Además de servir para el aseo personal o las terapias, también son usados como habitaciones de motel donde abundan los actos prohibidos, la infidelidad, los encuentros casuales, uno que otro homicidio y hasta fallecimientos repentinos de personas.

En la ciudad de Oaxaca de Juárez ubico tres baños de vapor.

Cerca del periférico se encuentran los baños “La Fuente”, en la calle 20 de Noviembre.

También por el periférico, pero del lado contrario, están los baños “Colón”, en la prolongación de esa calle y que son frecuentados regularmente por parejas de empleados, estudiantes y algunos burócratas.

Este servicio se brinda de buena fe. Para entrar no se tiene que mostrar identificación oficial o acta de matrimonio, ni manifestar preferencias sexuales. Están dirigidos al público en general y la normalidad dicta que los baños de vapor son para bañarse.

Sobre la calle de Melchor Ocampo, a unas cuadras del zócalo, están los “Baños el Jardín”, a los que nunca había visitado.

Un día por curiosidad me planté frente al mostrador. Detrás de mí llegó un joven alto, robusto y de piel rosada y con un peinado como de niña con un chongo sobre la cabeza. 

Me incomodó su mirada en mi trasero. 

Con mucha seguridad pagó el importe exacto y subió por unas escaleras.

Mientras yo esperaba la información, el dependiente me miraba como tratando de recordarme. No. Esta era mi primera vez.

-   --¿Hay vapor individual? Pregunté.

Aclaró que solo había vapor general. Me ví mentalmente con una toalla en la cintura, indiferente a los demás usuarios, rodeado del vapor y saboreando una limonada con agua mineral, que es lo que se acostumbra en estos casos. Había que conocer el lugar.

Pagué la entrada y recibí una bolsa de plástico que contenía unas toallas blanquísimas.

“Suba por las escaleras, fondo a la derecha”, me dijo.

En el piso de arriba, por un  pasillo, están los sanitarios como caballerizas; en seguida una pequeña entrada a una antesala previa a los baños de vapor y un área con anaqueles para cambiarse y dejar las pertenencias.

Pegadas en las paredes había varias cartulinas con la leyenda: “Favor de depositar los condones en los cestos de basura”. 

Estaba confundido. No es usual que en unos baños de vapor para varones se hagan ese tipo de observaciones. 

Decidí no ingresar.

Iba a marcharme cuando de la antesala del área de vapor, de repente salió un señor como de ochenta años, flaco y completamente desnudo. Se detuvo frente a mí.

No pude evitar mi sorpresa y hasta cierta curiosidad científica. Por su parte, él me inspeccionó con una actitud cínica, sin ningún pudor y pareció concluir: “Este es nuevo” y se regresó.

En seguida salió un joven apuesto, de tez clara y cubierto con una toalla de la cintura para abajo. De perfil romano y con barba y bigote  cuidadosamente delineados. 

Caminaba con garbo y delicadeza. 

De unos veintitantos años, de mediana estatura y con una musculatura impresionante.

Me sonrió como si nos conociéramos y como si hubiéramos pactado encontrarnos ahí después de mucho tiempo.

Actué indiferente y serio y aquel joven visiblemente contrariado regresó al área de vapor.

Creo que era un día aburrido, pues el hecho de que los usuarios salieran a asomarse si había algo más en el área de cambiadores, revelaba su impaciencia.

Los pequeños mosaicos rectangulares de color azul de las paredes de los baños “El Jardín” me recordaron a los viejos baños de vapor de la Ciudad de México, en donde era común encontrarse a algunos luchadores, prostitutas, gays, delincuentes y uno que otro intelectual.

Entre ellos, una vaca sagrada de la literatura mexicana contemporánea, hoy fallecido, al que había conocido en la adolescencia, junto con otros amigos, en la Ciudad de México. 

Las pocas veces que lo tratamos siempre se portó respetuoso y además era estimulante leerlo, conversar con él y escuchar algunas de sus conferencias. Era un rockstar de la literatura, pues atraía a las multitudes.

Los amigos comunes comentaban que a ese escritor le gustaba asistir con frecuencia a los baños de vapor para mantener relaciones sexuales principalmente con policías, con albañiles y con cargadores de la Merced. Por lo general tipos atléticos que debían su musculatura a las rudezas de su trabajo y a los que apodan “chacales”, por ser homosexuales o bisexuales activos.

Imagino que el literato llegaba con total naturalidad a un lugar como éste y que le asignaban un privado en donde se encontraría con su pareja.

La persona responsable de esa área de los baños de vapor apartaba con puntualidad el privado más discreto. 

Aunque sabía que el escritor no era muy exigente con el servicio, se esmeraba en ofrecerle un lugar muy limpio, con las mejores toallas y las limonadas muy frías con el vaso debidamente escarchado de sal, en parte por el nivel del usuario y también porque el maestro era muy generoso con las propinas.

En el vapor, el escritor y su pareja se miraban sonrientes  como si fueran viejos conocidos. porque la sonrisa rompe el hielo, da confianza y es como un silencioso pacto de discreción y complicidad.

Aunque el intelectual y el bárbaro se igualaban en sus naturalezas básicas, en realidad no eran iguales. En ese tipo de relaciones siempre hay un dominante y un dominado. 

Para el maestro aquel sujeto no era más que un juguete sexual sustituible, pero necesario; mientras que para el chacal, el maestro representaba un esclavo del deseo como cualquier otro y  la posibilidad de exprimirle una buena propina.

Después del saludo riguroso que debía satisfacerse con un “¡Hola!” informal, tal vez el maestro le preguntaba su nombre y aquel le respondía: “Llámame como te guste”. 

Entonces el escritor lo miraba, no con la lupa analítica del anatomista, con la que diseccionaba el acontecer del cuerpo social para redactar sus crónicas, sino con los ojos del goloso que saborea un pastelillo antes de devorárselo y le decía, “te bautizo con el nombre de Zeus”.

El fortachón se reía, creyendo que ese era un nombre de jabón, como el que tiraría al piso después a cada rato en medio del vapor.

Luego, el maestro le decía “¡Ay, qué músculos! ¿Son de verdad?” Mientras el Hércules de barrio modelaba los bíceps y algo más para impresionarlo: “Pos toque usté pa´ comprobarlo, ire.”

El escritor tenía una imaginación prodigiosa y en un momento como ese debió derrochar el caudal de deseos construidos y repimidos de donde probablemente se le  ocurrió el título ese de pudor y liviandad.

Al inicio el chacal se esfuerza con nerviosismo, aunque no conoce su obra, por los rumores sabe que está ante un intelectual importante y mentalmente exigente, pero que se reducía en ese momento a un ser abandonado a los sentidos carnales, donde lo que menos importa son las ideas.

Luego el fuego derretía esos metales distintos para fundirlos momentáneamente en uno solo, en esa misteriosa alquimia del deseo.

Habiendo concluido su encuentro, prefiero imaginarme que el escritor despedía a su pareja.

Solitario ahora, el maestro  disfruta del vapor, se baña con meticulosidad para desaparecer cualquier resto del pecado. 

Abandona gradualmente su estado vegetativo y recupera su capacidad analítica. Ese acto y el baño lo estimulan intelectualmente, las ideas se desbordan. Se le ocurren algunos temas, que escribe con agilidad en su inseparable libreta. 

Al poco rato saldría como cualquier usuario de los baños de vapor, pero con la satisfacción del placer cumplido.

Medio en serio, medio en broma, se comentaba de su  poder de convocatoria entre los chacales del quinto patio,  porque era una reivindicación de clase no ser tan culto y someter a tan distinguido escritor. “Mire, jefe. No sé leer ni escribir, pero a ese intelectual yo le ganaba los debates en los baños de vapor, je, je, je.”

A diferencia de otros escritores gay, él siempre trataba de ocultar su vida privada.

Evocando todo esto, determiné que estaba en el lugar equivocado.

Me dirigí a las escaleras que llevan a la planta baja y vi que el joven alto y robusto del chongo en la cabeza me miraba de pie desde el sanitario, como tratando de decirme algo.

Bajé lo más rápido que pude y poniendo mi bolsa de plástico sobre el mostrador le dije al dependiente: --Disculpe, creo que me equivoqué, busco un vapor individual.

Amablemente me contestó: “Le estoy diciendo que solo hay vapor general” y mientras vaciaba la bolsa de plástico sobre el mostrador, revisó las toallas y sábanas que estaban cuidadosamente dobladas e intactas y también salieron dos condones, que yo no había visto.

Sin ánimo de que me regresara el costo de la entrada le pregunté: “¿Este vapor es para gays?” El señor detrás del mostrador se irguió y con voz firme y directa me esclareció lo que sentí como una reprimenda: “Aquí no se discrimina a nadie”.

Le contesté que yo soy respetuoso de las preferencias sexuales de los demás, solo que me había equivocado al venir aquí---como lo confirmaría después por internet, en el que se  clasifica a estos baños de vapor como un punto de encuentro de gays--- y dándole las gracias me di la vuelta rumbo a la salida, pero el señor me llamó: “Tenga la devolución de su dinero”, aunque no lo esperaba se lo recibí y reiterándole las gracias, me marché.

lunes, 8 de junio de 2020

HUAJUAPAN: UN MONUMENTO AL "LIBRO"










(foto tomada del sitio oficial del Ayuntamiento de Hujuapan de León, Oaxaca)

Cuenta el cronista de Huajuapan Santiago Barragán Zamora que la escritora Elena Poniatowska visitó una vez esta ciudad de la mixteca oaxaqueña y que le impresionó enormemente que fuera el único lugar en la República Mexicana donde existe un monumento al ¡libro!*

Por lo general se hace un monumento a la persona, tal vez al autor, pero ¿¡A un libro!?

Y en ese orden de ideas, tal vez Elenita se imaginó que si un día le hicieran un monumento a alguno de sus libros, ¿cuál elegirían? Lo más difícil del jurado consistiría en integrar los criterios para decidir cuál de sus decenas de textos ameritaría, por encima de los otros, un monumento.

Aunque es probable que sí, Barragán Zamora no abunda si explicó a la escritora que se trataba más bien de un monumento a la Constitución Mexicana de 1917 y que además es el único libro que ha provocado una división de la comunidad y algunas muertes entre sus defensores y sus detractores.

Corrían los años de 1920 y el abogado y político porfirista Jesús Acevedo, originario de Huajuapan de León, se desempeñaba como gobernador interino de Oaxaca y además era afín al Plan de Agua Prieta, por el que se desconoció al presidente Carranza y por el que se amenazaba con independizar a algunos estados del país, entre otros, Oaxaca.

El mismo Jesús Acevedo se había negado a aceptar la Constitución de 1917, pero después de arduas discusiones y estudios sobre su relevancia, decidió jurar su cumplimiento. Es en ese ínterin que se dio la debacle en su ciudad natal.

Al mismo tiempo, este pasaje forma parte de uno de los debates históricos más interesantes del Estado de Oaxaca, ya que se creía que la Constitución de 1917 no había sido promulgada y que por lo mismo, las instituciones y los actos del gobierno local no tenían fundamento legal.

Pero no fue sino hasta el año 2013, cuando un burócrata apasionado de su trabajo, Carlo Magno Ochoa Arellanes, entonces director del Archivo General del Gobierno del Estado, buscó y rescató del olvido esa documentación.

Esta historia se puede leer en dos publicaciones en ese mismo blog:
“Un héroe chiapaneco para Oaxaca” y “Ciudad de los Archivos: la verdadera historia del hombre que salvó la memoria histórica del Poder Ejecutivo de Oaxaca”, que se encuentran en las siguientes ligas:

http://jesusedgar.blogspot.com/2019/02/un-heroe-chiapaneco-para-oaxaca_12.html?m=1

http://jesusedgar.blogspot.com/2017/02/ciudad-de-los-archivos-la-verdadera.html?m=1

Volviendo al monumento, dice el cronista Santiago Barragán Zamora que no fue sino hasta el 5 de febrero de 1998 cuando se erigió este monumento en la ciudad en honor a la Constitución de 1917, aunque hoy en día mucha gente de Hujuapan lo conoce popularmente como “el libro”, como lo señalara también de manera simpática la escritora Elena Poniatowska.

*https://rotativooaxaca.com.mx/mas-informacion/despues-del-rechazo-a-constitucion-de-1917-erigen-monumento-e-huajuapan/




lunes, 4 de mayo de 2020

La mujer decapitada que es escudo del municipio de Oaxaca


Oaxaca de Juárez, que es la capital del Estado de Oaxaca, tiene en su escudo municipal la cabeza de una mujer decapitada.

Sí, pero es de una princesa.

La leyenda se origina en el tiempo de la conquista española y su inminente arribo al sureste mexicano. En ese preludio se libró una de las últimas batallas entre ejércitos prehispánicos, el capitán mixteco Nucano fue herido y capturado por las fuerzas zapotecas del Rey Cocijoeza. El resto del ejército quedó diezmado y sitiado en Monte Albán.

Para curar sus heridas, los prisioneros fueron trasladados a Zaachila. Precisamente una hija de Cocijoeza, la princesa Donají, supervisaba con esmero la atención a los guerreros capturados.

Del contacto entre ambos nació un amor intenso, por lo que la princesa y el guerrero determinaron intervenir ante sus respectivos ejércitos para detener la guerra.

Entre el ejército mixteco, que había sufrido numerosas bajas, privaba un gran ánimo de venganza, pero aceptaron la paz y solo pidieron que para proteger su retiro, dieran en prenda a un hijo del Rey, como éste no accediera, Donají se ofreció.

Cuando Donají estuvo en Monte Albán, se percató que los mixtecos no hacían preparativos para la retirada, sino para contraatacar a los zapotecos, por lo que discretamente, a través de uno de sus acompañantes, mandó esta información a su padre.

El rey Cocijoeza realizó un feroz y eficaz ataque nocturno contra los mixtecos, pero en la refriega la princesa recibió un flechazo y en seguida fue decapitada.

Vencidos los mixtecos, Donají fue enterrada a orillas del río Atoyac.

Cuenta la leyenda que con el paso del tiempo un humilde pastorcito paseaba a sus animales a orillas del Atoyac, de pronto, encontró un hermosa flor de lirio blanco que quiso arrancar, pero no podía, lo intentó con todas sus fuerzas y vió que el lirio nacía de un oído de una cabeza de una hermosa mujer que parecía dormir, porque a pesar del tiempo, su cuerpo no se corrompió.

Ya los españoles habían sometido también a los zapotecos y en sus territorios empezaba a levantarse la nueva ciudad, por lo que este hecho causó una gran sensación y se convirtió en una leyenda de amor, de lealtad y valentía.

Se dice que los restos de Donají fueron trasladados al ex templo de Cuilapam de Guerrero, pero se sintetizó la leyenda en la representación de su cabeza en el piso, en cuyo oído emana un hermoso lirio blanco.

Por lo general, el escudo del municipio lo cambian en cada nueva administración, manteniéndose la cabeza con el lirio y acompañada de la representación de un río o de un cocodrilo, que simboliza el agua y la reproducción de la vida; también se le representa con una flecha y un arco y la aljaba o bolsa donde se guardan las flechas.

A continuación se presenta un dibujo sobre la princesa Donají, que está en las instalaciones del ayuntamiento de Oaxaca de Juárez; una foto de la representación de la cabeza, que está esculpida en la fachada del teatro Macedonio Alcalá y una selección de escudos de distintos usos en administraciones del municipio. Estas fotos fueron tomadas de un catálogo de la iconografía de Donají publicado por el Archivo Histórico de la Ciudad de Oaxaca de Juárez, Oaxaca, publicado en 1997.

La leyenda la recreamos a partir de muchas versiones, dándole únicamente un enfoque más centrado en el tema del escudo municipal.

PINTURA EN EL AYUNTAMIENTO


DETALLE DE LA FACHADA DEL TEATRO MACEDONIO ALCALA




















1845


1893



1887


1910



1932















2020















jueves, 9 de abril de 2020

DON JOSÉ RUMBIA GUZMÁN, UN REVOLUCIONARIO OAXAQUEÑO MUY TLAXCALTECA




















Foto tomada de la Wikipedia.

En marzo de este año, 2020, se cumplieron 155 años del natalicio del ilustre oaxaqueño José Rumbia Guzmán, que nació el 19 de marzo de 1865 en Tlacolula de Matamoros, Oaxaca y que fue un periodista y profesor maderista que desempeñó un papel destacado en la lucha obrera revolucionaria.

Escribía en los periódicos “Revolución Social” de Veracruz y en “La República de Tlaxcala” y también fue uno de los líderes de la huelga de Río Blanco, Veracruz, motivo por el cual estuvo preso en enero de 1907.

Durante su reclusión creó la primaria nocturna, enseñando a leer y escribir a los presos y promoviendo entre ellos la  conciencia social.
Al triunfo del maderismo fue secretario particular del gobernador de Tlaxcala Antonio Hidalgo, su compañero de lucha.

En 1912, la Cámara de Diputados del Estado de Tlaxcala lo declaró “Ciudadano Tlaxcalteca”.

De manera paralela a la muerte de Madero, en la “Decena Trágica”, José Rumbia Guzmán fue detenido y torturado en Puebla por fuerzas huertistas, que lo fusilaron el 22 de febrero de 1913 en el interior del actual palacio de gobierno de Tlaxcala y según las crónicas de la época, exclamó antes de ser fusilado: “Nací del pueblo, viví para el pueblo y muero por el pueblo”.

Luis Nava, en su “Diccionario Biográfico de Tlaxcala” (Mimeo, Tlaxcala, Méx. 1987), señala que en septiembre de 1914, las fuerzas constitucionalistas le rindieron un homenaje con asistencia de Carmen Serdán y asegura que su hijo Siul Rossaninzz Rumbia fue burócrata en Tlaxcala “y muy estimado por su don de gentes”.


lunes, 26 de agosto de 2019

El misterio del hermano de Don Vicente Guerrero

Asunción Nochixtlán, Oaxaca.- El año de 1821 marca un hito en la historia patria, la provincia de Antequera declara su independencia de la Corona española en el mes de junio, en el hoy municipio de Tezoatlán de Segura y Luna, distrito de Huajuapan.

El 31 julio de ese año, después de una intensa campaña en Yanhuitlán y Nochixtlán contra el ejército realista, entran las fuerzas insurgentes a la hoy ciudad de Oaxaca, siendo el primer gobernador provisional el General Antonio de León.

Al mismo tiempo, del 23 de octubre de 1821 al 16 de mayo de 1823, Vicente Guerrero fue nombrado Comandante General del Sur.

Este es el contexto en el que se podría sustentar la misteriosa tumba que se encuentra en el centro del panteón municipal de Asunción Nochixtlán, Oaxaca, y que la tradición popular atribuye al hermano de Don Vicente Guerrero.

Una lápida en forma piramidal de un metro de alto por .50 metros de ancho, identifica el lugar en el que reposan los restos del General de División Pomposo Guerrero, acaecido el 24 de diciembre de 1871.

He leído algunas biografías de Vicente Guerrero y no citan que él haya tenido un hermano, aunque tampoco aseguran que haya sido hijo único.

Vicente Guerrero nació en Tixtla, del hoy estado de Guerrero, en 1872 ó 1873 y fue fusilado en 1831.

Si Pomposo Guerrero nació más o menos por los mismos años de Vicente y murió en 1871, podría tratarse de su hermano longevo, que vivió cerca de 90 años aproximadamente.

¿Y si no? ¿Acaso sería el hijo oaxaqueño de Vicente Guerrero?

¿O es el hermano menor que eligió Nochixtlán para quedarse a vivir aquí?

Son preguntas al aire.

Habría que buscar en los anales de la masonería oaxaqueña alguna referencia porque la lápida de la tumba tiene el símbolo de la escuadra y el compás.

Y cualquiera que sea la respuesta, justo es desempolvar la memoria de tan ilustre personaje, cuyos restos mortales yacen en el olvido en el panteón de Asunción Nochixtlán.














miércoles, 14 de agosto de 2019

CHICANO, ARTE ACÁ: INSPIRACIÓN DIDÁCTICA

Toda la niñez debería ir al museo.

Todos los niños y niñas deberían ir este mes y hasta el 10 de noviembre de este 2019 al Museo de los Pintores Oaxaqueños(MUPO) para ver la muestra de arte chicano de los Angeles, California "Construyendo puentes en época de muros".

No es que se trate de una exposición para niños, pero las obras que componen esta exhibición tienen, a mi modo de ver, un carácter didáctico que incentiva la imaginación creadora.

Es esa una de las virtudes de los museos modernos, acopiar materiales que al tiempo que se disfruten, inspiren, que muestren experiencias y recursos que sirvan como referencia para la creación, como lo sintetizó José Vasconcelos con una frase contundente que dice más o menos así: "derrochar las ideas, porque solo en el derroche de ideas florece el pensamiento".

Tal vez los niños en el museo no entiendan las complejidades sociológicas de la creación artística en contextos multiculturales y complejos. Lo que se pretende al llevarlos a ver esta muestra es que asocien la cotidianeidad como fuente de producción artística.

Desde California--laboratorio de las ciudades del futuro-- y tras una feliz gira en territorio nacional llega al MUPO esta exposición de hombres y mujeres de la resistencia cultural que recrean el arte en el antiguo territorio mexicano.

California, a la que malamente se desprestigia con el dicho: "frutas sin sabor, flores sin olor y mujeres sin amor"... en realidad, muestra en estas obras una gran sensibilidad artística y creativa, por lo que podríamos decir, California chicana, pinturas con color, ideas con sabor y arte de lo mejor.

¿Por qué casi no veo escolapios en los museos? Esta es una buena oportunidad para llevarlos, la muestra se presta para una buena visita guiada y de paso visitan la excelente exposición dedicada al gran maestro Juan Alcázar.

Museo de los Pintores Oaxaqueños, calle de Independencia, en contraesquina de Catedral. Descuentos a estudiantes y maestros. Niños entran gratis.

















PATRIK MARTÍNEZ. America is for dreamers.



FRANK  ROMERO. Carro con corazón. 






















ANA SERRANO. Cartolandia.

jueves, 1 de agosto de 2019

La casa que habitó Margarita Maza de Juárez en Etla, en el olvido


Foto de doña Margarita Maza de Juárez, tomada de la portada del libro "Margarita Maza de Juárez: epistolario, antología, iconografía y efemérides" de Ángeles Mendieta Alatorre, México, 1972.


Una de las casas que habitó Don Benito Juárez en el centro de la Ciudad de Oaxaca es hoy en día una zapatería.

En el exterior una placa da cuenta de este antecedente histórico.

Hoy también se oferta en renta como local comercial el inmueble histórico ubicado en la Villa de Etla, en el que según la costumbre, la gente señala como el lugar en el que doña Margarita Maza de Juárez habitó con sus hijos e hijas y en la que abrió una tienda para sostener a su familia ante la persecución de Don Benito Juárez en 1854.

El inmueble ha pertenecido a diversos dueños y ha tenido varios usos, incluso como hostal.

Debido a su extensión de 6 salones que ocupan un total de mil metros cuadrados, se ofrece en una generosa renta de 60 mil pesos mensuales, a tratar.

Es cierto que no tendríamos por qué hacer santuarios de todos aquellos espacios en los que habitó gente importante en la historia nacional, pero este caso es distinto.

Margarita Maza de Juárez, encarna por excelencia la figura de la Primera Dama de la Nación, así, sin ánimo discriminatorio, pues en su vida supo enfrentar con valentía, con humildad y con convicción los desafíos de la historia que le impuso ser la esposa del indígena que salvó a la República.

Perseguida y hostigada por los enemigos de la Patria por su condición de esposa de Don Benito Juárez, doña Margarita Maza de Juárez simboliza, asimismo, a la madre mexicana por excelencia, a la esposa inteligente y comprometida que coadyuva a consolidar las ideas del estadista preclaro.

Doña Margarita Maza concilió con su esposo el predicar con el ejemplo y aún así se destacaba por su elegancia, su sencillez y la fineza de una mujer que vislumbró y apoyó sin mayor pretensión el papel que la gloria signaba a su marido, aunque ella misma y su familia fueran víctimas de graves carencias, peligros y desgracias.
















Hoy el espacio simbólico en que habitó y trabajó Margarita Maza es un inmueble catalogado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia, incluso, trabajadores de esa dependencia inspeccionan el lugar; pero inevitablemente será rentado para alguna actividad comercial.

Su fachada conserva como memoria de aquellos tiempos un águila de los liberales y sus puertas semidestruidas conservan con gallardía restos de sus mejores tiempos.




















Como es usual en Oaxaca--donde algunas personas pintan con grafitis los monumentos históricos en una muestra de incultura, ignorancia y patanería--, el frente de este inmueble también tiene pintas de vándalos.

Es una pena que muchos centros de población, avenidas, calles, espacios públicos se llenen con nombres de políticos vivos de dudosa honorabilidad, mientras que los espacios con valor simbólico pasen desapercibidos.

martes, 16 de julio de 2019

La familia de Benito Juárez

Don Benito Juárez contrajo matrimonio a los 37 años con Margarita Eustaquia Maza Parada, de 17 años, con quien procreó 12 descendientes.

Antes de este matrimonio, Juárez había vivido en unión libre y tuvo una hija que Margarita aceptó como suya, también existió un varón que tras la muerte de Juárez, solicitó su reconocimiento, pero no lo pudo comprobar legalmente.

Los nombres de sus hijos e hijas con Margarita Maza fueron los siguientes:

Manuela
Felícitas
Margarita
María Guadalupe
Soledad
Amada
Benito, que fue el único varón que le sobrevivió y es el de la foto que reproducimos acá.
María de Jesús y
Josefa (gemelas)
José María
Jerónima Francisca
Antonio

DON BENITO JUÁREZ MAZA

El único hijo varón sobreviviente de Don Benito Juárez no tuvo descendencia. Fue Gobernador del Estado de Oaxaca, pero falleció en el cargo.

Acá una foto que fue exhibida en una exposición en el Ex Convento de Yanhuitlán, Nochixtlán, Oaxaca, en marzo de este 2019 y que a su vez fue tomada del libro "Por ser hijo del Benemérito, una historia fragmentada: Benito Juárez Maza (1852-1912)" de Esther Acevedo. INAH. México, 2011.

En la foto, Benito Juárez Maza posa al centro de las vías del tren, frente al bravo ejército Maderista de Nochixtlán que se disponía a tomar la Ciudad de Oaxaca. Los maderistas pidieron a Juárez Maza para que detuviera la marcha de ese ejército y evitaran tomar la ciudad capital.

La medida tuvo éxito y la foto del recuerdo es la que sigue y que fue tomada en Nochixtlán, Oaxaca:






















jueves, 27 de junio de 2019

Su santidad El Santo




Este mes de junio se inauguró en el Museo de los Pintores Oaxaqueños la exposición de arte y pintura “Tercera Caída” de Charles Barth.

“Tercera Caída” es una colección de pinturas, objetos y ensambles que tienen como punto central al Santo, el gran exponente de la lucha libre que es todo un ícono de la cultura mexicana del siglo XX.

Al mismo tiempo que la exposición podría considerarse un homenaje al “Enmascarado de Plata”, también, de manera destacada, es una interesante muestra del contexto de la cultura nacional, por la gran variedad de evocaciones locales y los colores típicos de la nacionalidad; por los personajes históricos del país y el enfoque peculiar y atinado de Barth para recrear en un collage estético una cosmogonía de la cultura del personaje en su contexto histórico-social.

En un primer punto del discurso estético de estas representaciones encontramos primero al Santo, en la excelente metáfora de su santidad, con los elementos que caracterizan el culto en la iconografía del arte sacro: el santo en su sitial sagrado, rodeado del aura brillante propias del iluminado; el Santo en la representación de una trinidad escolástica: El Diablo luchador y representante del mal; el Santo, al centro, reivindicador del bien y a su lado, la luchadora con la máscara de la muerte y ataviada—“con el debido respeto”--- con el reconocido manto de una virgen, porque en la lucha la mujer tiene una participación preponderante.

Una vez precisada la divinidad del Santo, que podrían convertir a Barth en un hagiógrafo de su santidad el de la máscara plateada, con un gran sentido del humor, a la manera de un iconodulo del feudalismo, el siguiente paso es reconocer su proyección histórica en tres caídas: nacimiento, desarrollo y muerte.



Al principio fue la oscuridad, pero luego llegó el Santo y comenzó la función.

El nacimiento del Santo sucedió en el Templo Mayor, en la cúspide la pirámide de las serpientes y fue ofrecido de la mano de Huitzilopochtli al panteón azteca. El Caballero Jaguar y el Caballero Águila auspiciaron el inicio de la leyenda, en la mejor tradición de los guerreros meshicas.

El Santo es el Atlas que sostiene el mundo de la lucha libre, lleno de luchadores hombres y mujeres que le dan sentido, en una zona donde es de día y es de noche, rodeada de esqueletos en forma de ángeles alados, como en forma de demonios, de colores blanco, verde y rojo, que representan el bien y el mal y coadyuvan a sostener este planeta.

Si bien es cierto que la muerte es la fiel compañera del luchador, ilustrada ya con su máscara, ya con sus desnudos huesos, el Santo también está rodeado de otras destacadas figuras del pancracio nacional, para bien(como compañeros de bando) o para mal(cuando han caído vencidos bajo la fuerza y la astucia del Santo) y cuyas máscaras perdidas penden en lo alto de las columnas de su altar principal.

La Boda del Santo es como un domingo en la Alameda, en donde todos los personajes de la historia patria llevan la máscara del Santo. Total, la vida es un carnaval y todos se amparan bajo la misma máscara.

Todo un circo es la familia del Santo. Bajo la lluvia de serpentinas y el amparo de la Virgen de Guadalupe, fiesta y religiosidad van de la mano en un espectáculo donde toda la familia contribuye con su vocación, porque al final de cuentas la vida, además de espectáculo, es una lucha incesante.

El cuadrilátero es en realidad una cruz, en cuyos cuadrantes extremos la lucha se desarrolla como una rifa. Es la feria, que es luz, juego y azar donde gira la vida de los luchadores en medio de la función.


Ningún juego mexicano ilustra con tanta precisión el espíritu de la lucha libre como el de Serpientes y Escaleras.  Como información adicional hay que recordar que en toda su carrera luchística el Santo nunca perdió la máscara. Como los héroes de carne y hueso, siempre estuvo rodeado de mujeres hermosas, ya como luchadoras, ya como tentaciones o complemento del héroe.

Un cuadro triste es la muerte del Santo. Blue Demon, Mil Máscaras y el Rayo de Jalisco, cargan en lo alto la tabla donde descansa el Santo bocarriba con los brazos colgantes, sin vida. Las sacerdotisas enmascaradas realizan los funerales en el templo de Quetzalcoátl, mientras su imagen clásica, donde aparece con el dorso desnudo y con los brazos  levantados, brilla ya en la inmortalidad .

No es necesario ver al público de la lucha libre, el griterio, los accesorios, la parafernalia porque desde que te introduces en esta exposición todo el ruido te acompañará silenciosamente.



Charles Barth ha sabido captar la esencia de una leyenda, asociándola al carácter nacional. Su ingeniosa y brillante representación artística de la vida, pasión y muerte de El Santo es un homenaje al Enmascarado de Plata, Rodolfo Guzmán Huerta, que cobra mayor vigencia mientras pasa el tiempo.

Enhorabuena por este generoso acto que reivindica la cultura popular.

miércoles, 12 de junio de 2019

La tragedia del archivo de Nochixtlán
















(Vista del Palacio Municipal de Nochixtlán reconstruido, desde el atrio del templo católico)


Asunción Nochixtlán, Oaxaca.- El domingo 19 de junio del 2016 fue un día aciago para la historia de Nochixtlán.

Su virtud y su amenaza consiste en que la autopista México-Oaxaca pasa por el municipio, caracterizado por una posición geoestratégica para entrar o salir de Oaxaca y también para entrar o salir de la mixteca oaxaqueña, motivo por el que también se le conoce a esta población como la puerta de entrada a la Mixteca Oaxaqueña.

En una historia que aún está por escribirse, de pronto los ciudadanos de Nochixtlán se vieron envueltos por el conflicto. Todo empezó cuando, aproximadamente a las 07:30 horas de la mañana de ese domingo, las campanas de la población empezaron a sonar en toque de alarma, convocando a la ciudadanía al atrio de la iglesia. Varias personas señalaron que la policía estaba desalojando a los maestros que llevaban varias semanas bloqueando la autopista.

También dijeron que habían muerto muchos manifestantes y solicitaban el apoyo para atender a los heridos y para defender a las personas que eran desalojadas con violencia.

Muchos ciudadanos se alistaron para pelear contra la Policía Federal, entre los rumores de una supuesta invasión de cientos de policías armados a la comunidad, mientras que el ruido de los balazos y el humo de los carros quemados habían convertido en zona de guerra ese lugar cerca del panteón municipal.

Pronto, organizaciones sociales de la región, aliados de los maestros empezaron a llegar para participar en la batalla.

Al medio día, en medio de la confusión algunos ciudadanos culparon a las autoridades municipales de haber convocado a la policía y en venganza quemaron algunas unidades de motor, una en el interior del palacio municipal y otras afuera.

Al calor del fuego y de los rumores, personas avezadas determinaron que había que quemar las oficinas de la policía municipal y de tránsito estatal, ubicadas en la parte oriente del municipio y que simbolizaban al enemigo y la opresión. La refriega se mantenía con la llegada de más policías y de más apoyos de organizaciones sociales de la mixteca y aliadas de los maestros que llegaban a Nochixtlán.

Según algunos testigos, más o menos como a las 19:00 horas de ese domingo, la gente estaba asustada y enardecida y con todo su coraje le prendieron fuego a las oficinas del Registro Civil, ubicadas en la parte poniente del edificio. Afirman algunos testigos que entre las personas que regaron la gasolina para quemar el palacio había algunas que no eran de Nochixtlán.

Llama la atención, dicen, que antes del fuego total se registró un saqueo en el interior del Palacio Municipal, en el que algunos tomaron lo que pudieron, perdiéndose entre otros objetos, un antiguo bastón de mando con empuñadura y casquete de plata.

El fuego convirtió rápidamente en un horno todo el edificio de gobierno.

La galería de fotos de los presidentes municipales colgadas de las paredes del lugar, empezaron a arder y algunas se perdieron para siempre, porque no será posible volver a conseguirlas.

Rápidamente el fuego se extendió y consumió uno a uno los documentos del archivo histórico municipal, reduciendo todo a cenizas.

Personas de la localidad dicen que no es la primera vez que la turba enardecida quema el palacio municipal, en la historia de Nochixtlán ya hay estos antecedentes; sin embargo, dicen, esta sí es la primera vez que queman el Registro Civil y prácticamente todo el edificio municipal.

Al quemarse el archivo municipal, Nochixtlán perdió fuentes importantes de su historia, de la documentación de su gobierno y de la fundamentación para legalizar muchos actos y acciones. Por lo pronto, dado el rezago en el registro de la identidad principalmente de las personas mayores, muchas personas tienen problemas severos para reconstruir su existencia legal, ya que el fuego desapareció su origen e identidad.

Hoy en día se requiere una decisión determinante para reconstruir lo que se pueda de lo que se perdió.

Sin embargo, siempre será más fácil y más económico, educar en valores para que las personas rescaten sus archivos, en vez de incendiarlos.








jueves, 6 de junio de 2019

La otra Guelaguetza

Era de esperarse que un día reventara el escándalo por el creciente sobreprecio de los boletos para ver la Guelaguetza.

Ya se habían tardado un poquito en denunciar un hecho lamentable que consiste en la mercantilización de la fiesta de los oaxaqueños, que ha rebasado su carácter histórico de ser una fiesta de la hermandad indígena a un espectáculo comercial para tomarse la foto.

Si se ha constituido en eso, está bien, que venda.

Acaso, el espectáculo más original e igual con una añeja tradición se encuentre en espacios de la periferia, como la Guelaguetza que se realiza los mismos días 22 y 29 de julio, pero por la tarde, en el municipio de San Antonino Castillo Velasco, que es considerado la "Cuna del Jarabe del Valle" y en el que participan algunas delegaciones que han participado por la mañana en el Cerro del Fortín.

Ubicado el auditorio en el "cerrito" a un costado del Plantel 34 "San Antonino" del Colegio de Bachilleres del Estado de Oaxaca, se realiza esta presentación con una entrada totalmente gratis y a diferencia de otras ocasiones, no habrá necesidad de llevar sillas, ya que la autoridad se ha encargado de anunciar que éstas serán puestas como cortesía del municipio.

Junto con esta fiesta se realiza un mercado gastronómico en las faldas del cerrito en donde se pueden degustar antojitos regionales, pero la fiesta continúa ese mismo día ya que al término de las presentaciones de las delegaciones, los bailarines de todas las delegaciones se concentran frente al palacio municipal de San Antonino para disfrutar del tradicional "fandango", que es amenizado por grupos musicales.

San Antonino está al sur de la Ciudad de Oaxaca, a unos 30 kilómetros sobre la carretera a Ocotlán.

miércoles, 29 de mayo de 2019

Oaxaca le falla a Google


Google, una de las empresas tecnológicas más importantes del mundo, tuvo el acertado tino de programar la impartición de una serie de talleres y conferencias de gran relevancia y utilidad dirigidos a una audiencia de los sectores público, social y privado de Oaxaca, pero la burocracia local no pudo brindar la atención necesaria que requiere un acto de estas dimensiones y por falta de garantías de la parte anfitriona se canceló este acto histórico.

La empresa que se ubica entre los primeros lugares del ranking mundial del sector denunció públicamente la falta de apoyos y garantías de la parte estatal, lo que representa al mismo tiempo una pésima señal de la capacidad de organización y logística de los responsables oaxaqueños.

El silencio de las autoridades de Oaxaca abona a estas denuncias y ya los ciudadanos comentan en redes sociales no solo la incapacidad de la parte oficial, sino, incluso, las posibilidades de que se hayan cometido excesos o abusos en las contraprestaciones exigidas a Google, lo cual podría tratarse de actos de corrupción.

Cualquier estado de la República Mexicana que tenga autoridades capaces y sensibles a la modernidad tecnológica apreciarían que Google los eligiera como destino para estas actividades de divulgación, formación y apoyo de primera mano.

Hay que recordar, sin ir tan lejos, el enorme prestigio que le brinda al estado de Puebla, albergar la “Ciudad de las Ideas”; o los eventos tecnológicos que se realizan en el estado de Jalisco cuya infraestructura comercial y de servicios tecnológicos son punta de lanza a nivel nacional; por no mencionar otras tantas experiencias exitosas que hablan bien de los gobiernos de esas entidades federativas.

Esta lamentable situación en Oaxaca se alinea a los errores y vicios del gobierno mexicano por su desinterés hacia la ciencia y la tecnología, demostrado a nivel nacional por los recortes presupuestales al sector y por la falta de ideas precisas y objetivos claros en la materia en el Plan Nacional de Desarrollo.

Los tiburones del marketing de otros estados ya deben estar ofreciéndole a Google todas las facilidades para trasladar este tipo de eventos hacia otras entidades, más comprometidas con el desarrollo y también, mejor sensibilizadas de la autopromoción que le haría a sus gobiernos la presencia del gigante tecnológico.

Oaxaca pierde la oportunidad de promocionar el turismo corporativo y manda una mala señal para el mercado mundial del turismo de convenciones.

Nuestra entidad sufre de severos rezagos educativos, tecnológicos y de desarrollo y además deja mucho qué desear en la vinculación con empresas globales.

En el mejor de los casos en el gobierno oaxaqueño debe prevalecer una lógica elemental, un prurito de sensatez y un acto de educación, para disculparse y reivindicarse para apoyar este tipo de actos. 

Eso es lo deseable, a pesar de que el daño ya está hecho y ha quedado registrado en la historia como el día en que Oaxaca le falló a Google, ¡qué pena y qué vergüenza mundial!

jueves, 16 de mayo de 2019

Plásticos: el resbalón de los diputados de Oaxaca








Imagen: https://www.pinterest.com.mx/beba_cigartua/gente-hipócrita/


Hace un mes los diputados locales de Oaxaca prohibieron el uso de plásticos y unicel en el estado.

Dicha medida está prevista para entrar en vigor dentro de un año, aunque a la fecha, todavía no se publica el decreto correspondiente en el Periódico Oficial del Gobierno del Estado.

Es indiscutible que los plásticos son una grave amenaza para el medio ambiente y que es necesario regular su uso con el propósito de disminuir la contaminación. Al mismo tiempo, la industria del plástico ha penetrado en la vida común debido a su bajo costo y su variedad de usos, además de que es una actividad económica que genera miles de empleos.

Por esta razón llama la atención la premura y la displicencia con que abordaron los diputados locales el problema.

En primer lugar, esa medida es necesaria, pero su procedimiento fue arbitrario ya que no hubo una planeación legislativa, es decir, se incumplió el proceso de aprobación de las leyes que consiste en realizar análisis, estudios y concertar políticamente con los actores involucrados para encontrar alternativas viables bajo un enfoque de costo-beneficio.

Por ese motivo la iniciativa privada a través de sus organismos nacionales y locales han denunciado esa medida prohibitiva como un ejercicio de abuso de autoridad. Los diputados simplemente aprobaron sin evaluar su impacto y sin consultar a los actores involucrados. 

Toda esta premura y precipitación legislativa demuestra falta de oficio, desconocimiento y probablemente un agudo sentido de infundado protagonismo de los diputados oaxaqueños.

Carlos Guzmán Gardeazabal, delegado estatal de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación, denuncia que nunca se les consultó y que por esta prohibición se ponen en riesgo miles de empleos; en este mismo sentido, Aldimir Torres Arena, Presidente de la Asociación Nacional de la Industria del Plástico pide a los gobiernos locales que escuchen a este sector.

Se sabe que son varios los estados de la República que han legislado ya la prohibición de los plásticos y que en la mayoría de los casos se han emitido dichas disposiciones sin los estudios respectivos.

Con estas medidas legislativas también se focaliza el problema en los productores y en el consumidor final y queda claro que se omite la responsabilidad del estado, en sus tres órdenes de gobierno, ya que únicamente se les prohíbe consumir y usar plásticos y unicel, pero las cámaras locales pasan por alto los graves problemas de omisión de los tres niveles de gobierno en el tratamiento y disposición final de los residuos sólidos.

En el caso de Oaxaca es común ver por todo el territorio estatal basureros a cielo abierto improvisados por la ciudadanía ante la falta de eficacia de los servicios públicos de recolección de basura y su persistente incumplimiento de las normas de protección al medio ambiente.

Los mercados públicos ofrecen toneladas de productos de plástico chino con la complicidad y la omisión de las autoridades.

Al mismo tiempo, el sector público deja abandonados a su suerte a los empresarios y a los miles de trabajadores del ramo, ya que no se proponen políticas de reconversión ni tratamientos adecuados a la realidad local.

Es lamentable que los diputados oaxaqueños se hayan resbalado con esta medida necesaria pero mal hecha.


miércoles, 15 de mayo de 2019

Teposcolula, pueblo mágico

¿Qué es lo que hace mágico a un lugar determinado?

La energía que fluye en su entorno, y que se percibe en su arquitectura, en su ubicación geográfica, en historia, en su cultura, en su gente.

Enclavado en un pequeño valle, el municipio de San Pedro y San Pablo Teposcolula es uno de los tres municipios cuyo nombre es de dos santos. Hay otros dos municipios también dedicados a los mismos santos.

San Pedro y San Pablo Teposcolula cuenta una de las capillas abiertas más sorprendentes de los templos dominicos ya que es considerada la más grande de América Latina.

La intención de la Orden Dominica era crear un auditorio para predicar y realizar sus ceremonias religiosas ante grandes contingentes de personas. Cuando visitas este lugar no es difícil imaginarse la proyección que alcanzaba el orador principal desde el altar al dirigirse a unos cuantos miles de personas.

Hay una característica especial que tiene el ex convento anexo al templo, sobre sus paredes del patio principal existen cuadros que ilustran momentos clave de la vida de Santo Domingo de Guzmán, por lo que resulta muy interesante primero documentarse sobre la biografía de este hombre extraordinario y posteriormente apreciar los cuadros que existen en este lugar.

Especial atracción para visitar después del templo y su ex convento es la Casa de la Cacica, que son vestigios de la residencia de los descendientes de los reyes mixtecos, que habitaban de manera regular entre las regiones de la mixteca poblana y guerrerense.

Ubicado a 140 kilómetros aproximadamente de la capital del estado, el municipio de San Pedro y San Pablo Teposcolula es un lugar mágico para visitar en la región de la mixteca oaxaqueña.

















Aspecto de la entrada lateral al templo de San Pedro y San Pablo Teposcolula. En esta entrada se encuentra un pequeño huerto utilizado por los antiguos frailes de la orden.
















Capilla abierta, fachada del templo y ex convento anexo.




















Debajo de la cruz que se aprecia en el fondo se ubica el altar principal de la capilla abierta.




















En el interior del templo se encuentran altares con los estilos que son comunes a esa orden religiosa.




















Los altares son un alarde del tallado magistral de la madera.




Pasillo del ex convento en el que encuentran las grandes pinturas al óleo con imágenes de la vida de Santo Domingo de Guzmán.
















Algunas pinturas al óleo tienen recuadros que explican momentos de la vida de Santo Domingo.
















Las pinturas al óleo tienen técnicas de muralismo que destacan la imagen del fundador de esa orden.
















La Casa de la Cacica colinda prácticamente con predios de vecinos que han construido casas modernas. Los vestigios de la construcción permite dilucidar que se trataba de complejos palacios funcionales.








A la Cacica la describen como una hermosa mujer rica y poderosa, a la que honraban los pueblos mixtecos llevándole oro, cacao y los mejores textiles. Al igual que los caciques de Tlaxcala, los caciques mixtecos conservaron sus títulos, tierras y reconocimientos y sus descendientes cambiaron sus nombres con la llegada de los españoles, pero conservaban su estatus social.
















A un costado del majestuoso templo de San Pedro y San Pablo Teposcolula se ubica el edificio de lo que fue el antiguo Hospital de Indios.
















El colorido y diseño del edificio del Palacio Municipal lo hacen una exquisita obra arquitectónica para la vista.

 

En las fachadas de las casas antiguas de la comunidad se puede apreciar el extraordinario trabajo de la cantera.





















El seis de agosto se realiza en la comunidad la tradicional Calenda en la que participan "El Diablo" y "La Muerte", figuras típicas de la cultura popular.